¿Dónde quedó el tesoro de Los Plateados?, 27 K

IMG_3135
“Hacienda del Apantle de la Santa Cruz, recuerdos de sus alrededores”

Durante el siglo XIX aquellos que osaban transitar a lomo de mula las vías entre Acapulco y México, comúnmente eran atracados. Los Plateados era el grupo de bandoleros más conocido en el territorio de lo que hoy son los estados de Morelos y Puebla; conocían la región, desde Jonacatepec, hasta Tlayacapan y Yautepec, y la mantenía asolada. Se escondían en cuevas y barrancas y asechaban al viajante. Actuaban con temeridad y salvajismo, bloqueando cualquier reacción de la presa. Almacenaron un gran tesoro gracias a las “expropiaciones” derivadas de sus incursiones. El Presidente Benito Juárez, cuando se enteró de las actividades de estos maleantes, ordenó que fueran abatidos. Y finalmente así fue.
Si bien se acabó con la banda, por más de un siglo el pueblo se siguió preguntando qué había sido del tesoro de Los Plateados. Surgieron los buscadores de tesoros que escarbaron palmo a palmo no sólo los vestigios de la Hacienda de Xochimancas, escondrijo preferido de Los Plateados, sino otros lugares cercanos, porque se decía que Los Plateados habían escondido el producto de sus incursiones en diversos sitios.

Así, cuando se construyó el nuevo carril de la carretera Cuernavaca-Cuautla, durante el Gobierno de Lauro Ortega Martínez (1982-1988), por fin hallaron, al pié del Cerro de Las Tetillas, el tan popular tesoro.

En torno a este hallazgo también se narran algunas historias llenas de misterio. Se dice que cuando se estaba dinamitando la zona para la construcción del nuevo carril, un pliegue de la rocosa montaña no cedía a las explosiones, porque “una mano negra” retenía las rocas. Ante las presiones del Gobierno para que terminara la obra, el ingeniero encargado del proyecto decidió pedirle ayuda a un sacerdote de Yautepec, éste le recomendó bendecir la zona. Fue así cómo consiguieron acabar con la misteriosa mano: la roca se desmoronó al primer impacto de la dinamita.

Pero ¿dónde quedó el tesoro de Los Plateados? ¿Quién se quedó con él? Es un misterio. Ni el Ing. Luis Murillo —encargado del proyecto— ni el que fuera en esos días el gobernador de Morelos —el ya fallecido Lauro Ortega Martínez— ni el entonces administrador de la construcción, hoy en día próspero comerciante de autos en Cuernavaca —Próspero Deger—, nos podrán decir qué pasó. El Tesoro de Los Plateados finalmente se hizo humo.

Hacienda del Apantle de la Santa Cruz: http://www.facebook.com/delapantle.

Muebles Zeromadera: http://www.ramsol.com

Acerca de elincansable

elincansable, Ingeniero, Empresario, Designer , Ambientalista, Corredor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: