Francisco Ayala, 19 K

_DSC6879

“Hacienda del Apantle de la Santa Cruz, recuerdos de sus alrededores”

Francisco Ayala nació en San José Mapachtlan, hoy Ciudad Ayala, en 1760, y murió en Yautepec, en junio de 1812. Fue un capitán de la policía rural de la Nueva España que, después de que su esposa fuera asesinada por las milicias realistas, decidió unirse a los insurgentes durante la guerra de Independencia.

Cuando era capitán del Tribunal de la Acordada, colaboró para eliminar a los ladrones en el valle de Cuautla. Al iniciar el levantamiento insurgente con el grito de Dolores, el comandante Joaquín Garcilazo quiso forzar a Francisco Ayala para que se uniese a las filas realistas, sin embargo, Ayala decidió permanecer con su familia en la hacienda de Mapachtlan. Su negativa provocó que las autoridades novohispanas recelaran de él.

Por aquellos días, cuando el comandante realista Moreno asesinó al insurgente J. Toledano encontró entre sus haberes una serie de cartas que le había escrito el insurgente Ignacio Ayala, quien, por órdenes de José María Morelos, estaba al mando de El Veladero. Esto dio origen a una desafortunada confusión. Moreno pensando que Francisco Ayala era el insurgente, ordenó que lo capturaran. Así, el 16 de mayo de 1811, a las 2:00 p. m., cuando Francisco Ayala comía en familia, dos soldados de las tropas realistas, por órdenes del comandante Moreno, dispararon sobre la casa. La esposa de Francisco Ayala resultó herida por una bala que atravesó las paredes del hogar.

Ayala, disparó su arma, dándole alcance al soldado Piñaga y haciendo que el otro soldado huyera en su caballo y se guareciera en Anenecuilco. Las tropas realistas prendieron fuego a la choza, donde la esposa de Francisco Ayala quedó moribunda con su pequeño hijo en los brazos. Ayala, por su parte, se atrincheró con sus dos hijos mayores y un grupo de hombres en la bóveda de la iglesia. Cuando Moreno descubrió su destino, lo siguió y lo sitió. El enfrentamiento se prolongó un tiempo, pero finalmente los realistas tuvieron que replegarse.

Ayala, entonces, se encaminó a Huichila, cerca de Tenextepango, ahí le informaron que su esposa había muerto en Cuautla tres días después del ataque de los soldados de Moreno y que su hijo se había salvado. Fue así como Ayala, decidido a vengarse, se dirigió hacia Chilapa, donde se unió a los insurgentes al mando de José María Morelos, quien, nombrándolo coronel, le confirió la tarea de reclutar más tropas.

Francisco Ayala participó en el Sitio de Cuautla, a las órdenes de Hermenegildo Galeana, en los primeros meses del año 1812. Cuando se levantó el sitio fue uno de los primeros en asistir a Chiautla de la Sal. Después de una campaña por el valle de Cuernavaca, estuvo algún tiempo en la hacienda de Temilpa, cerca de San Gabriel, pues se sentía enfermo. En el mes de junio, Ayala fue sorprendido por Gabriel de Armijo —a quien Calleja había encomendado exterminar a los insurgentes— y ciento cincuenta lanceros de la compañía de Cuautla. Ayala, sus dos hijos y un grupo de treinta insurgentes intentaron resistir el ataque, pero finalmente fueron vencidos. Ayala y sus hijos fueron fusilados en la entrada de Yautepec. El 13 de mayo de 1868, San José de Mapachtlan cambió su nombre a Villa Ayala en su honor.

Hacienda del Apantle de la Santa Cruz: http://www.facebook.com/delapantle.

Muebles Zeromadera: http://www.ramsol.com

Acerca de elincansable

elincansable, Ingeniero, Empresario, Designer , Ambientalista, Corredor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: