Emiliano Zapata, 37 K

WP_20150124_17_53_59_Pro

“Hacienda del Apantle de la Santa Cruz, recuerdos de sus alrededores”

Emiliano Zapata tenía fama de ser muy enamoradizo. Relatan que se llevó sin permiso a una muchachita y que el padre de esta lo denunció. Así que, dicen, esa fue la causa de que Zapata se enrolara en el ejército. La supuesta raptada fue Inés Alfaro Aguilar quien procreó dos hijos, cuyo padre fue Emiliano: Nicolás y Elena Zapata Alfaro. En la conocida fotografía de Villa sentado en la silla presidencial en la que Zapata aparece a su lado, un pequeño asoma la cabeza, ése es Nicolás.

El historiador Jesús Sotelo Inclán cuenta que Zapata contrajo nupcias con una muchacha de clase alta, de nombre Luisa Merino y que, más tarde, a la caída del Porfiriato (el 20 de agosto de 1911), se casó con Josefa Espejo Sánchez “La Generala”, quien era oriunda de Anenecuilco y con quien tuvo dos hijos más. A uno de ellos, nacido en el cerro El Jilguero, le pusieron por nombre Felipe y murió cuando tenía cinco años porque lo mordió una víbora de cascabel. La segunda fue una niña a la que llamaron Josefa, ésta nació en Tlaltizapán y falleció un año antes que su hermano, al ser picada por un alacrán. Cabe decir que Zapata tuvo más hijos, entre los que se puede mencionar a Ana María Zapata, hija de Petra P. Torres.

En septiembre de 1909, Emiliano Zapata fue elegido calpuleque (jefe, líder o presidente en náhuatl) de la Junta de Defensa de las Tierras de Anenecuilco, fue a partir de entonces que comenzó a examinar documentos de la época del virreinato que certificaban los derechos de propiedad de los pueblos sobre sus tierras. Las Leyes de Reforma, en particular la Ley Lerdo que obligó a las corporaciones civiles a vender o ser expropiadas las tierras improductivas, habían negado estos derechos. Cabe decir que este hecho fue el que provocó que en ese entonces algunos líderes indígenas, como Tomás Mejía, brindaran su apoyo a los gobiernos conservadores mexicanos y al Segundo Imperio. Fueron muchos los que se beneficiaron de estas leyes y aumentaron la extensión de sus propiedades de manera ilegítima, al reclamar la posesión de zonas comunales que los pueblos no trabajaban.

Fue así como Zapata comenzó la lucha social que lo llevaría a ser un dirigente agrario en su entidad. Su primera intervención política fue en 1909, durante las elecciones para gobernador de Morelos. Él brindó todo su apoyo a Patricio Leyva, oponente de Pablo Escandón, candidato de los latifundistas.
En mayo de 1910 recobró por medio de la fuerza las tierras de Villa de Ayala, las cuales eran resguardadas por el jefe de policía, José A. Vivanco, y se las entregó a los campesinos del lugar. Después de esto se vio obligado a huir, pues el gobierno lo declaró bandolero. Meses después, colaboró en la reunión que se realizó en Villa de Ayala, Morelos, para delinear lo que sería el Plan de Ayala.

Hacienda del Apantle de la Santa Cruz: http://www.facebook.com/delapantle.

Muebles Zeromadera: http://www.ramsol.com

Acerca de elincansable

elincansable, Ingeniero, Empresario, Designer , Ambientalista, Corredor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: