Felipe Ruiz de Velasco, Suite 5

DSC05849

“Hacienda del Apantle de la Santa Cruz, recuerdos de sus alrededores”

Tomás Ruiz de Velasco y Baranda originario de Valle de Mena, provincia de Burgos, España, llegó a México en 1831, a los 18 años. Ya en la Ciudad de México trabajó un tiempo con su tío Manuel. Más tarde conoció a Alejandro de la Arena quien, por sus conocimientos de agricultura, le ofreció trabajo en sus propiedades de Zacatepec. Fue entonces cuando se inició la re¬construcción del viejo trapiche. Posteriormente, Tomás viajó a Chilpancingo para trabajar en la hacienda de la Imagen. Fue en aquel tiempo, 1852, cuando se casó con Teófila Leyva y Carreto. Regresó a Puente de Ixtla donde se dedicó a criar ganado. Tuvo siete hijos, pero sólo Felipe (26 de mayo de 1857), Tomás y Ángel destacaron en la agricultura. Felipe y Tomás estudiaron y se graduaron de ingenieros agrónomos en el Insti¬tuto Agrícola de Gembloux, Bélgica, en 1882.

En 1869, Tomás, padre, asumió la administración de la hacienda de Treinta y, más tarde, de la hacien¬da de Zacatepec —ahora propiedad de Juan Pagaza—. En esta última recibió apoyo de su hijo Felipe. De hecho fue Felipe quien secó todos los terrenos pantanosos de Zacatepec, Jo-jutla y Tlaquiltenango, con lo que extendió el área de cultivo para la caña de manera significativa. Además, gracias a él se empezaron a utilizar el vapor y las nuevas tecnologías en la industrialización de la caña de azúcar.

Don Tomás, padre, murió el 14 de mayo de 1889. Sus hijos heredaron una inmensa fortuna. Felipe, quedó al frente de la hacienda de Zacatepec con un salario mensual de 100 pesos. El administrador Valeria¬no Salceda le confió su gestión. Otro de sus hijos se dedicó a manejar la fábrica. León Castrezana se encargó del campo. Más tarde estos se asociarían para realizar varios negocios.

La prosperidad llegó pronto. En 1899, Felipe se independizó para consagrarse a sus negocios personales: cultivo de arroz y caña de azúcar, productos que procesa¬ba en la hacienda de San Juan, de Tlaquiltenango, propiedad que alquiló a la familia Reyna. En sociedad con Tomás, su hermano, entre 1900 y 1902, se encargaron del molino de arroz San Salvador, en los campos de El Higuerón, en Jojutla. Felipe, fue un solterón empedernido hasta que el 26 de mayo 1899 contrajo nupcias con Beatriz Lamadrid, hija del comerciante español Antonio Lamadrid, una joven de 18 años. Para estar a la par con la fortuna del padre de la novia, Felipe obtuvo una casa de bóveda en Tlaquiltenango, con valor de $1,700.00, más los gastos de es¬crituración. En 1904 fue suplente del diputado federal por el distrito de Jojutla. En abril de 1905 fue nombrado presidente municipal tras la renuncia del propietario.

En lo que a salario diario se refiere, Ruiz de Velasco tenía un sueldo de 3.33 pesos como administrador del ingenio de Zacatepec; el tenedor de libros de Lamadrid ganaba 2 pesos; un peón, 30 centavos, 50 si era calificado. Si hablamos de precios: una bombilla costaba 40 cen-tavos, para quien tuviera planta de luz; el kilo de arroz valía 12 centavos; la botella de anís del mono se podía obtener con 1.70 pesos. Personajes como Felipe Ruiz de Velasco, tuvieron tal fuerza económica que pudieron ocupar cargos públicos, algunos honoríficos, lo que les proporcionó la coyuntura para efectuar negocios provechosos para ellos y su grupo.

Hacienda del Apantle de la Santa Cruz: http://www.facebook.com/delapantle.

Muebles Zeromadera: http://www.ramsol.com

Acerca de elincansable

elincansable, Ingeniero, Empresario, Designer , Ambientalista, Corredor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: