José de la Borda, Suite 4

DSC05747

“Hacienda del Apantle de la Santa Cruz, recuerdos de sus alrededores”

Español de nacimiento, llegó a la Nueva España cuando ya era un adolescente; ya en la madurez sintió que su vocación era la minería, entonces, se marchó a Zacatecas, donde amasó su primera fortuna. Convirtiéndose más tarde en uno de los mineros más ricos. Siempre pendiente de las expediciones de Gonzalo de Umbría —marino de las carabelas a quien Hernán Cortés encargó la exploración la región de la Sierra Madre Occidental y el estado de Guerrero en busca de minerales valiosos—, se benefició del descubrimiento de vetas de plata de la región de Taxco.

Don José de la Borda utilizó su riqueza en obras que engrandecerían la región, como el Jardín Borda en Cuernavaca, lugar visitado con frecuencia por Maximiliano de Austria. También fue protector de la barroquísima iglesia de Santa Prisca, en Taxco. De hecho se cuenta que tenía un enorme balcón por el que la esposa de don José se paseaba cuando éste se ausentaba por periodos prolongados para visitar las minas alejadas de la capital.

También se dice que el caudal de este ilustre señor alcanzó la fabulosa cantidad de cincuenta millones de duros de los de entonces y que, al dilapidarla sin freno, se vio en la necesidad de mal vender sus joyas para saldar sus deudas. Aun así, México lo evoca con admiración pues se le tenía por un hombre honesto y desprendido.

El Jardín Borda
La que fuera la mansión con magníficos jardines, edificada por el hijo del minero José de la Borda, Manuel Borda, ubicado en la ciudad de Cuernavaca, actualmente alberga el Museo Histórico Jardín Borda. Manuel Borda, que era aficionado a la botánica y la horticultura, reunió en ese sitio diversas especies de plantas en varios jardines; mandó construir dos albercas, terrazas a diferentes niveles, rampas, escalinatas, fuentes y juegos de agua al estilo francés. A la muerte de José Borda, el 30 de mayo de 1778, el recinto se convirtió en jardín botánico, y ya en ese entonces contaba con cientos de variedades de árboles frutales y plantas de ornato. Las obras del jardín Borda, incluyendo el lago interior, se terminaron en 1783. En 1784 se erigió la vecina iglesia de Guadalupe.

Los jardines le dieron fama al lugar, pero a ello también contribuyeron los libros y artículos escritos por algunos de los visitantes al recinto. En el año 1865, los emperadores decidieron hacerlo su residencia de verano. Lo convirtieron en una especie de palacio real, donde, rodeados de su corte, celebraban reuniones y conciertos, en los que los jardines y el estanque lucían su esplendor. A lo largo de su historia el lugar ha sido visitado por varios personajes distinguidos; cabe mencionar a Porfirio Díaz, Sebastián Lerdo de Tejada, Francisco I. Madero, Emiliano Zapata, Francisco Leyva y Diego Rivera.

Actualmente, el Jardín Borda es parte del Instituto de Cultura de Morelos, en él se llevan a cabo exposiciones de pintura, escultura, artes plásticas y fotografía, así como espectáculos de danza, teatro y una gran cantidad de conciertos.

Hacienda del Apantle de la Santa Cruz: http://www.facebook.com/delapantle.

Muebles Zeromadera: http://www.ramsol.com

Acerca de elincansable

elincansable, Ingeniero, Empresario, Designer , Ambientalista, Corredor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: